Iniciar sesión

Iniciar sesión

Email
Contraseña *

La presente reflexión interroga al Nuevo Testamento acerca de lo que constituye la «esencia del cristianismo». Comienza constatando la centralidad de Jesucristo, a quien sus primeros seguidores consideraban cimiento y piedra angular. A continuación, observa que las confesiones pascuales en las que se asienta esta convicción no sólo dicen algo sobre Jesús, sino que también afirman algo sobre Dios, cuya imagen queda modificada al confesar a Jesús como Hijo y Señor. Esta nueva imagen de Dios aparece así como el rasgo más distintivo del cristianismo en los orígenes.

¿ No encuentras algún contenido ?


 

colaborador

El sitio web http://www.abe.org.es/ utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies. Más información